El Mar de las Alturas

(nuevo libro, de próxima aparición)

Las palabras con las que se escribe, decía Blanchot, son aquellas que nos encierran en su exigencia circular, que nos obligan, a partir de lo que queremos encontrar, a no buscar sino el punto de partida, un punto al que sólo nos aproximamos alejándonos, pero que autorizan también esta esperanza: la de asir, la de hacer surgir el término donde se anuncia lo interminable. La historia de esta génesis, como la del pensamiento, se pone en marcha a través del lenguaje, cuando una suerte de poética rodea al instante exacto en el que la idea despliega sus argumentos infinitos; es así como la condición humana se significa. En la transformación de este proceso, los versos son una celebración, un ensayo que apela a la conciencia en ese espacio inédito -¡y abierto!- entre conocimiento y razón. Dos partes, en este libro, EL MAR DE LAS ALTURAS, nos hablan de ello: La Tabla de la Lengua con sus referencias filosóficas y un poema final que recrea el origen del planeta, la organización del universo y la creación del hombre, del imponente texto babilónico  Enûma Elish.

SUBE EL TIEMPO AQUÍ

En las orillas de los minerales

golpea el pensamiento.

Es una ley extraña.

En lo fronterizo que viene

la escritura que se hace.

El secreto escribe su posesión.

Un hombre escala palabras

para todos los que lloran.

Por la Ítaca invisible que nunca fue,

me enfrento a lo extinguido.

En las flores del atajo, mi puesta definitiva.

Sube el tiempo aquí.

.